La fauna silvestre regresa al bosque

Por: Dra. Jenny MacPherson, Gerente del Vincent Wildlife Trust, artículo publicado por primera vez en la Revista Forest Matters del FSC Reino Unido (número de marzo de 2017).

En Gales, un miembro nocturno de la familia de la comadreja, extremadamente raro, se ha  recuperado del borde de la extinción gracias a su traslado a bosques certificados FSC administrados por la organización Natural Resources Wales.

La marta es el segundo carnívoro más raro en Gran Bretaña y se le considera una especie prioritaria en los esfuerzos de conservación en Gales y Escocia. Hoy en día, esta pequeña población se encuentra en camino a la recuperación: en la primavera de 2016, por lo menos tres martas hembras trasladadas habían parido, anotando una victoria para los especialistas en conservación.

El Vincent Wildlife Trust, organización de beneficencia que trabaja en cuestiones de conservación de mamíferos en Gran Bretaña e Irlanda, había conducido durante más de treinta años investigaciones y estudios sobre las martas, determinando que era urgente actuar para evitar la extinción total de la marta. Así que en el otoño de 2015, veinte martas integrantes de las poblaciones más fuertes de Escocia fueron trasladadas a una gran extensión de bosques certificados FSC en Gales Central. Diecinueve más fueron liberadas en la misma zona al año siguiente. Todos los animales han sido localizados y monitoreados por radio después de su liberación.

Las martas son de reproducción tardía: por lo general no se aparean sino hasta los dos o tres años de edad y luego solo tienen una camada al año, generalmente de una o dos crías. El hecho de que estos animales se reprodujeran al primer año de estancia en Gales demuestra que encontraron suficientes recursos para mantener a sus crías en sus territorios recientemente establecidos.

Estas podrían también ser buenas noticias para la población en descenso de la ardilla roja (Sciurus vulgaris) nativa, especie que se ha visto afectada debido a la presencia de las invasoras ardillas grises. Investigaciones recientes han demostrado que las martas posiblemente se alimenten gustosas de ardillas grises si las últimas están presentes. En algunas partes de Irlanda, donde las martas están proliferando, se ha dado una disminución de las ardillas grises y las ardillas rojas nativas han comenzado a recuperarse. También se conocen informes de un efecto similar observado en Escocia.

Predios boscosos amplios y diversos que son adecuados para las martas, posiblemente podrían beneficiar a muchas otras especies y resultar ser más resilientes a condiciones medioambientales cambiantes. Afortunadamente, muchos planes de manejo forestal, incluyendo aquellos que acatan los requisitos del FSC, apuntan ahora a incrementar la diversidad de especies para promover la sostenibilidad de los ecosistemas forestales. Estos desarrollos en silvicultura deberían ser beneficiosos para las martas en términos de hábitats, de una mayor disponibilidad de alimentos y de ubicaciones para la reproducción.